Cómo separar las finanzas de tu negocio de tus finanzas personales

Cómo separar las finanzas de tu negocio de tus finanzas personales

Mezclar las finanzas personales con las del negocio es uno de los principales errores de los pequeños y medianos empresarios. Acciones como utilizar dinero del negocio para pagar deudas personales, comprar con la tarjeta personal cosas para el negocio o viceversa, pueden conducir a una falta de control en los gastos que genere fuga de capital, o pueden someter al negocio a una presión financiera excesiva que, eventualmente, lo lleve a la quiebra. A continuación te presentamos algunos consejos para separar las finanzas personales de las finanzas de tu negocio:

Adquiere una tarjeta bancaria para tu negocio

Existen diversas entidades bancarias que ofrecen tarjetas para PyMES. Antes de elegir, pregunta acerca de sus plazos de liquidación, opciones de financiamiento, tasas de interés y los beneficios que otorgan a tu pequeña o mediana empresa. Tener una tarjeta exclusivamente para el negocio permite mayor claridad y control sobre los gastos, además de que puede ayudar a mejorar el flujo de efectivo. De igual manera, es conveniente mantener separadas las cuentas bancarias del negocio y las personales para evitar confusiones y pérdidas para uno y otro lado.

Establece un salario para ti

Una acción básica para separar las finanzas personales de las empresariales es asignarte un sueldo mensual. Esto impedirá que saques dinero del negocio a discreción, ya que esto puede afectar su salud financiera. Considera este sueldo como parte de los gastos fijos.

Contrata los servicios de un contador

La ayuda de un contador es fundamental para mantener un orden financiero. Dependiendo del giro y tamaño del negocio, puede ser recomendable contratar a un contador especializado que te ayude a diseñar una estrategia financiera para el negocio.

Invierte tus ganancias en tu negocio

Cuando el negocio empieza a generar ganancias, lo mejor es utilizarlas para invertir en el propio negocio e impulsar su crecimiento, no para hacer compras o saldar deudas de índole personal. Para mantener la separación entre las finanzas personales y las empresariales, lo recomendable es aumentarse el sueldo cuando se alcance una buena situación económica en el negocio, no sólo tomar más sin ningún tipo de control.

FUENTES:

https://www.entrepreneur.com/

https://www.ldsjobs.org/