Mejora tu rendimiento laboral con una alimentación equilibrada

Mejora tu rendimiento laboral con una alimentación equilibrada

Mantener una alimentación equilibrada no solo ayuda a prevenir enfermedades y mejorar la salud, también repercute considerablemente en el rendimiento laboral, tanto física como intelectualmente. Una dieta balanceada es capaz de mejorar tu calidad de vida, así como tu capacidad de trabajo y esfuerzo. 

Alimentos imprescindibles

Óscar Galindo, médico especialista en Medicina del Trabajo y director de Salud Laboral en Quirónprevención (compañía internacional especializada en la prevención de riesgos laborales), destaca los cereales, las frutas, las verduras, el pescado, la carne, los frutos secos y el chocolate como los siete grupos de alimentos que no deben faltar en la alimentación equilibrada de los trabajadores; la inclusión semanal de estos alimentos ayudará a obtener energía y vitalidad para el desarrollo de las tareas cotidianas. Según Quirónprevención, esta es la lista de los principales alimentos que aumentan el rendimiento laboral:

Cereales

Aportan hierro, el cual ayuda a concentrarse y previene fallas de memoria y anemia.

Frutas

Aportan fuerza y energía al cuerpo, aunque es importante no exceder su consumo diario.

Verduras

Son una gran fuente de vitaminas.

Pescados

Los pescados como el atún, la sardina y el salmón aportan nutrientes y vitamina B6 que combaten la depresión y la irritabilidad.

Carne

Aporta hierro y vitamina B12 que trabajan en conjunto para evitar alteraciones en los glóbulos rojos y el sistema nervioso.

Frutos secos

Son fuertes en Omega 3, Omega 6 y magnesio. Disminuyen el riesgo de padecer estrés, insomnio y ansiedad, y también ayudan a mantener la mente ágil y fuerte para un mejor rendimiento laboral

Chocolate y cacao

Es un estimulante natural que mejora el estado de ánimo y la concentración; se recomienda ingerir únicamente de 25 a 30 gramos diarios.

Hábitos nutricionales en las Empresas

Si tu negocio ofrece servicio de comedor a sus empleados, es importante que te preocupes por incorporar hábitos nutricionales sanos en tu cultura organizacional y hacer un esfuerzo por mejorar la calidad y seguridad de los alimentos. Es indispensable darle mantenimiento regularmente a las instalaciones del comedor, así como incluir en el menú opciones variadas que estén pensadas en ofrecer una alimentación equilibrada que contribuya al rendimiento laboral. Por ejemplo, es recomendable ingerir verduras solas o en ensalada como primer plato, raciones pequeñas de pescado, carne magra o huevo con guarniciones de vegetales como segundo plato y fruta como postre.

Finalmente, ten en cuenta que para lograr una nutrición adecuada es fundamental hacer cinco comidas al día, incorporando guarniciones de fruta o verdura en cada una, y sin olvidar la importancia de tomar el agua necesaria para el cuerpo.

FUENTES:

https://www.axahealthkeeper.com/

https://www.20minutos.es/

https://www.asepeyo.es/